domingo, 27 de julio de 2008

Su vida privada

De unos superagentes especiales uno siempre se espera misiones arriesgadas y desarticulaciones de planes mafiosos y corruptos. Pero, para el aficionado a sus tropelías, es toda una celebración leer aventuras que nada tienen que ver con el riesgo. Como su título indica, este álbum narra la "vida privada" de Mortadelo y Filemón, todas sus situaciones "normales" de la vida diaria que van más allá de su empleo, el de agentes secretos. Todo un especial que pretende celebrar los 40 años de vida desde la creación de estos insólitos personajes. Y lo hace a lo grande con una obra maestra.

¡Mala presa a seducir!

La aventura se envuelve en un clima atípico y especial, con un Mortadelo más próximo a un Chica, Tato y Clodoveo que se va al bar de la esquina a deleitarse de ocio: bebidas, mujeres, billar, un sin fin de cosas divertidas desarrolladas con una humanidad y diversión agradable (a pesar de sufrir tortazos por su mala práctica con las artes de la seducción). Lo curioso es que nuestro calvete está solo, sin Filemón, que se añadirá más adelante, cosa que nos envuelve más aun en ese clima especial no sólo por el ambiente y la no-finalidad de cumplir una misión.

Sólo a un cernícalo calvo le puede pasar esto jugando al billar ...

Tras estos brillantes juegos, los dos agentes (por fin juntos) deciden ir a la pensión "El Calvario" (primera aparición y que luego será un lugar habitual de residencia) y allí viven jocosos episodios, como si de historietas cortas se tratasen, donde viven percances con los inquilinos de los alrededores, con una magia en que uno no sabe exactamente qué puede suceder. Eso lo determina el hecho de que no se siga el esquema clásico de misiones que se repite normalmente hasta la saciedad. Aquí, un clima especial envuelve (de momento) el ambiente de la historieta. Es por ello que vemos graciosos gags de cómo Mortadelo echa al traste los intentos de seducción de Filemón con Fofita (una bonica moza), como si de dos quinceañeros se trataran (seguro que más de uno se ha sentido identificado con las escenas, jeje).

¡Con comentarios así no ligaría ni George Clooney!

Después de hacer huir a la muchacha por ridículo (por suerte no recibe heridas ni golpes), un nuevo hilarante e inesperado suceso en que una vecina en apuros está a punto de caerse por la ventana tras resbalar en el baño con una pastilla de jabón. Y, tras acabar todo en tragedia, el capítulo termina magistralmente con un corto episodio de 1 página de cómo Mortadelo usa métodos para ver la tele sin pagarla, espiando a Filemón, el cuál, indignado y humillado por saberse qué programa veia, atenta indignado contra Mortadelo por todas las desgracias que le ha hecho vivir a lo largo del día, y es esta ira la que le acarrea una nueva desgracia, que el burricalvo de Mortadelo se encarga de rematar con otra tragedia.

¡Este tío se traga la escoba y el espejo! Pero, ¡cuidado, Filemón, no resbales y caigas por la ventana!

Tras este fabuloso inicio lleno de acción y peripecias, llega un momento de calma con un cacho bastante soso, en que la noción del tiempo (hasta ahora lineal) se distorciona con flashbacks para explicar la cutrería de la pensión.

Si los gags son como este ... buf ...

Por suerte, el tiempo y la historia avanzan de nuevo, y llega la noche, dando así la sensación de continuidad temporal, algo que se había perdido bastante en las últimas aventuras y que tan bien se plasmaba antaño con sus historias divididas en capítulos. Se agradece vivir un ritmo de tiempo, antes se solucionaba haciendo de cada capítulo un día. Aunque en algunos álbums no quedase del todo claro y sólo se intullese, en otros es realmente determinante, como es en el caso de "Lo que el viento se dejó". De todos modos, el modo de explicar este trance temporal es prácticamente inédito en Mortadelo y Filemón, ya que la noche no da mucho de sí pero en este caso es crucial. El hecho de ver que anochece trasporta magia al tomo. Además de eso, hemos de añadir un nuevo momento fiestero, donde Mortadelo, de nuevo solo (cosa rara y especial por ello) se va con una chica moderna amiga de Chicha. Se la lleva en coche, pero como que Mortadelo es un chapuzas de la conducción vivirán un desternillante viaje peligroso y lleno de pánico, con un coche cada vez con menos piezas y una chica cada vez más temorosa. Gran episodio, con una cumbre final al ser el coche de Filemón y estar este destruído (persecución final, al más puro estilo clásico).

¡Mortadelo, no es al coche al que tienes que desnudar!

Después tenemos un breve momento de convivencia de los dos agentes, bastante divertido dentro de lo que cabe, donde de nuevo Mortadelo saca de quicio e indigna a Filemón, malusando su patrimonio.

En breve se inicia delirantemente un episodio sobre un acto solemne. He puesto las viñetas porque me resulta un gag muy bien desarrollado. Aunque este episodio no es de los mejores, se mantiene a un nivel parecido al de otras aventuras (creo que en "contra el gang del chicharrón" ya hemos vivido muy plenamente un episodio de gente de alta cuna).

¡A esto le llamo yo una situación embarazosa!

Tras ese episodio de relax, vuelve de nuevo un episodio clave en el especial, donde temporalmente nos remontamos a las vacaciones (otro momento ocioso de toda persona) y Filemón logra afanarse una chica exuberante y atractiva, donde, casualmente, se topa con Mortadelo en un servicio de transporte, y se lía de nuevo, con un episodio divertido e hilarante, de lo mejorcito del tomo.

A parte de Irma y la señora directora (cómic titulado "una portada especial", de 8 páginas), no me negaréis que no hay mozas más ricas que esta en toda la serie ... ¡qué de buen ver, la leshe!

Para terminar, conocemos a familiares de Mortadelo y Filemón, con una visita a sus hogares, en un nuevo episodio de no tan alto nivel, y que lamentablemente se nos hace largo. A pesar de ello, hay que destacar la divertida fisonomía de los padres de Mortadelo.

¡Míticos padres los de Mortadelo, sí señor!

Y bueno, la cosa acaba aquí, ¿os parece poco? a mí personalmente no. Al inicio parece ir muy decantado al morbo que suscitan los programas del corazón, pero para nada acaba siendo así (sería trágico repetir el penoso álbum de "la prensa cardiovascular"). Un tomo que nos da frescura, momentos especiales (con especial protagonismo de Mortadelo) y que nos deleita de lo más. Porque, el pasado especial aniversario (el "35 aniversario") a pesar de ser un interesante documento histórico, en cuanto a gags, aunque hay momentos muy divertidos por unirse personajes de Ibáñez con Mortadelo y Filemón, se sufre un trágico desajuste temporal que rompe con la linealidad de la aventura, volviéndose en una colección de skechts. Se agradece ese álbum por su documentación y por escenas concretas muy divertidas, pero este 40 aniversario es de lo mejor que le podría haber pasado a nuestra divertida pareja. Sé que hay el referente de las primeras aventuras de 1 página en que hacían vida normal, pero se autoconcluían con un gag y un guión, mientras que aquí la succesión (sin cuestionar si es mejor o peor) transcurre de un modo distinto, más cotidiano, e incluso más creíble, dentro de los sucesos casi imposibles que transcurren.

6 comentarios:

Raul1981 dijo...

Un gran álbum de los años noventa (junto con El quinto centenario,el mejor de esa época), aunque lo que no me hizo ninguna gracia fue lo de los padres de Mortadelo y Filemón (él superalto y ella superbaja),ya que Ibáñez acaba cargándose la antología de la historieta corta de MYF. No se parecen en nada!!>:( Me quedo con los padres clásicos.

Chespiro dijo...

Llevas razón, un gran álbum. No sé si calificarlo como el último gran álbum hecho hasta la fecha.
Y es que a lo mejor nuestros personajes no están tan agotados como pensamos y son sus misiones y gags recurrentes los que necesitan una renovación.
Esta historieta parece confirmarlo.

Oscar+AB dijo...

Mi opinión es que nos cansa leer siempre el mismo tipo de gags, y que realmente no se puede decir que hay cómics muy malo (a excepción de lo que ha ocurrido en varias historietas del 2000 y pico). Quiero decir, a mí me pasa que leyendo el libro de migsoto veo que el autor raja contra historietas de los 90 que no son del todo malas o que tiene aspectos considerables. Quiero decir, no tienen la frescura de los 70's pero, sin embargo, y a opinión personal, algunas de los 90's me parecen más atractivas que otras de los 80's, sea por el entintado o por lo que sea. Es mi modesta opinión. Y bueno, generalmente se agradecen las historietas donde ocurren cosas atípicas, como es el caso de "Su vida privada", que tiene un planteamiento y una especialidad muy peculiar que lo hace un álbum muy atractivo :)

Hace días que no actualizo, a ver si vuelvo a darle un empujón a esto :)P

ElRinconDelTaradete dijo...

Si te gusta Mortadelo y Bruguera en general no dejes de pasarte cuando quieras por el Taradete (publicidad no subliminal)Je

LAUREANO PRODUCTIONS dijo...

Me puedes prestar la imagen de Mortadelo con su novia en la qual viene el bestiajo i todo eso.
Es para mi blog que estoy trabajando en un trabajo colectivo. Pasate por mi blog, i todos los que leais este comentario

Oscar+AB dijo...

Hola, Laureano ;) Siento leer tu mensaje tan tarde. Coge la mítica viñeta de Filemón con la moza ;)